Aceite de onagra y otros anti inflamatorios

Un excelente antioxidante

Aceite de Onagra o Evenenig Primrose

La onagra, prímula o hierba del asno (Oenothera biennis) es una planta bianual originaria del norte de América y extendida en la actualidad por toda Europa.

El aceite, obtenido por presión en frío de sus semillas, es muy rico en ácidos grasos esenciales poliinsaturados, especialmente linoleico y gamma-linolénico que, por regular el metabolismo general, desempeñan un papel muy importante en el organismo y son precursores de diversos mediadores celulares e intercelulares (leucotrienos, prostaglandinas y tromboxanos) indispensables para la estabilidad de las membranas de las células del organismo, el desarrollo del sistema nervioso, el equilibrio del sistema hormonal y la regulación de los procesos de coagulación sanguínea.

El Vademécum de prescrip-ción de Fitoterapia recoge como Indica-ciones de la onagra las

Manifestaciones de deficiencias de la conversión de ácido linolénico en gamma-linolénico

  • Eczema atópico,
  • Ictiosis con prurito,
  • Prevención del envejecimiento cutáneo,
  • Síndrome premenstrual,
  • Enfermedades alérgicas,
  • Impétigo,
  • Eritemas,
  • Neuropatía diabética,
  • Artritis reumatoide,
  • Prevención de la arteriosclerosis y los tromboembolismos
  • Elevado riesgo cardiovascular.

Debido a las propiedades y características del ácido gamma-linolénico y de la prostaglandina E1, es bastante amplia la lista de enfermedades en que se ha aplicado con éxito el aceite de onagra. Así, el aumento de colesterol y del contenido graso de la sangre, los trastornos circulatorios (hipertensión arterial y prevención de trombosis, hemorragia cerebral e infarto de miocardio) y genitales (dismenorrea, ciclos irregulares, esterilidad por insuficiencia ovárica, menopausia), afecciones del sistema nervioso (Parkinson, esclerosis en placas, afecciones por degeneración neuronal), trastornos de la conducta (irritabilidad, nerviosismo, neurastenia, esquizofrenia) y de la respuesta inmunitaria (alergia, asma, eccema, dermatitis), procesos reumáticos y problemas dermatológicos (exceso de secreción sebácea o acné, arrugas o sequedad de la piel, fragilidad de uñas y cabello).

Los ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales (AGE), entre ellos el linoleico y el gamma-linolénico, son ácidos grasos necesarios para el adecuado funcionamiento de las células que, al no poder ser elaborados por el propio organismo, deben ser suministrados con la dieta. El ácido linoleico es el AGE más abundante y se halla sobre todo en los aceites vegetales, las leguminosas y las vísceras. El ácido gamma-linolénico se encuentra en la leche humana y en el aceite de onagra, vegetal que lo contiene en proporciones notables.

El papel bioquímico fundamental de los ácidos grasos esenciales es doble. Primero, son componentes vitales de la estructura de todas las membranas del cuerpo, por lo que una insuficiencia de AGE genera cambios en la conducta de todas las membranas. Y segundo, los ácidos grasos esenciales son los precursores necesarios de las prostaglandinas.

Si la dieta es insuficiente en AGE pueden generarse diversos trastornos, entre ellos, en el corazón y la circulación sanguínea, en la piel, en la inmunidad y la resistencia a la enfermedad, inflamatorios y en la cicatrización de heridas y lesiones, la reproducción y disfunciones cerebrales, así como un defectuoso equilibrio del agua en el organismo.

Varios estudios sostienen que el alcohol provoca una deficiencia de ácidos grasos esenciales. Respecto a la artritis reumatoide, los AGE son mediadores importantes de la inflamación debido a su capacidad para formar prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos.

La ingesta de algunos tipos de aceite puede producir una reducción o un aumento significativos de la inflamación, en función del tipo de AGE que contenga.

El ácido araquidónico es un ácido graso derivado casi en su totalidad de fuentes animales (carne, productos lácteos), que contribuye en gran medida al desarrollo del proceso inflamatorio a través de su transformación en prostaglandinas y leucotrienos PRO-INFLAMATORIOS. Por ello es que las dietas vegetarianas pueden ser beneficiosas en el tratamiento de los enfermedades inflamatorias debido a la disminución de la disponibilidad de ácido araquidónico y por tanto de su transformación.

Las personas con diferentes tipos de eccema presentan una deficiencia de ácidos grasos esenciales o un defecto en la enzima relacionada con cinc implicada en el metabolismo de los mismos, lo que produce una síntesis menor de las prostaglandinas antiinflamatorias.

El tratamiento con aceite de onagra regulariza las anomalías de los AGE y alivia los síntomas del eccema. Las dosis terapéuticas son normalmente 3 o 4 gramos diarios durante un mes, reduciéndose después a 1 gramo diario.

La administración de ácidos grasos esenciales produce una mejora significativa en muchos hombres con hiperplasia prostática benigna. Como conclusión de diferentes estudios se constata una disminución de la orina residual, lo que parece deberse a la corrección de una deficiencia subyacente de ácidos grasos esenciales. Varios autores aconsejan suplementar la dieta con aceite de onagra, a razón de una cucharadita diaria o 4 gramos.

Las prostaglandinas

Las prostaglandinas son compuestos biológicamente muy activos y sumamente importantes en el metabolismo. Se hallan en casi todos los tipos de células y son reguladores vitales que contribuyen al mantenimiento de las funciones de los diversos órganos corporales. Las prostaglandinas, por ejemplo, desempeñan un papel fundamental en el proceso de la hemostasia (detención de un proceso hemorrágico): unas inducen la agrupación plaquetaria y son potentes vasoconstrictores, mientras otras se comportan como antiagregantes y vasodilatadores.

Las prostaglandinas influyen también en la actividad del aparato digestivo,  en la liberación de hormonas sexuales, y en las contracciones uterinas y en parte son responsables de los dolores y molestias menstruales.

Todo eso serían las “prostaglandinas malas”. Pero, al igual que sucede en el caso del colesterol, también las hay buenas, por ejemplo la prostaglandina E1 (PGE1), formada a partir del ácido gamma- linolénico, ingrediente activo de los aceites vegetales y del aceite de pescados de agua muy fría.

La PGE1, entre otras acciones, dilata los vasos y mejora la corriente sanguínea, reduce la presión sanguínea a límites normales, ayuda a prevenir la acumulación de colesterol, permite una mayor eficacia a la insulina, inhibe la trombosis, contrarresta las inflamaciones y controla la artritis, ayuda a regular la función cerebral, inhibe la proliferación anormal de células y regula el sistema de inmunización, y alivia los síntomas físicos y mentales del síndrome premenstrual y de la menopausia.