Los sistemas de salud en America Latina, un comentario

Como clasificamos un sistema de salud. Bueno, hay cinco maneras de hacerlo:

  1. – Por su estructura (cómo está concebido? O como funciona?)
  2. – Por su eficiencia económica (Cuanto se invierte para obtener sus resultados?)
  3. Por su eficacia (Resultados obtenidos)
  4. .- Por la satisfacción que genera en la población (valoración subjetiva, pero recordemos que la suma de muchas subjetividades, crea una gran objetividad)
  5. – Por su focalización (distribución de beneficios de acuerdo a las mayores necesidades de la población)

En América Latina tenemos una ensalada de sistemas de salud y seguridad social y encontramos resultados tan disímiles como una mortalidad infantil de 6 por cada 1000 nacidos vivos en Cuba y 73 en su vecina Haití. Los mejores resultados, sin embargo, los encontramos en sistemas que tienen grandes diferencias como son Chile con un sistema manejado por la economía de mercado con una alta privatización de los servicios, Cuba, con un sistema totalmente socializado, Costa Rica y Panamá, con un modelo basado en una fuerte seguridad social y servicios mixtos en Costa Rica 85% públicos y 15% privados y en Panamá un 65% público y un 35% privado.

Podríamos decir que se obtienen mejores resultados en los países que privilegian la salud y, por ende, gastan más de su presupuesto en ese rubro, pero eso no parece cierto ya que los cuatro países con mejor esperanza de vida Chile, Cuba, Costa Rica con 80 años para Chile, 79 para Cuba y Costa Rica gastan cantidades muy diferentes en salud (Chile 7.8%, Costa Rica 9.3%, Cuba 11.1% del PIB, pero como ese PIB no es igual en esos países eso resulta que Chile tiene un PIB per capita de 24 mil dólares o sea que ese 7.8% es de 1,872 dolares por persona, Costa Rica está en 17 mil lo que da un gasto menor al de Chile de 1,547 dólares por persona y Cuba que no da muchos datos parece tener un PIB de 7,600 o sea que su 11.1% representan solo 843 dólares por persona. O sea que Cuba es más eficiente que los otros países o al menos así lo parece

Un indicador insoslayable para evaluar el grado de éxito del sistema de salud de un país es la esperanza de vida de la población. Es imposible que las personas vivan muchos años en una nación con una infraestructura sanitaria precaria. Por el contrario, cuanto mejor sea esta, y mayores los cuidados que pueda brindar a los ciudadanos, más probable será que vivan más.

El que está peor ubicado es Haití, con apenas 62 años de esperanza de vida al nacer, pero también con la economía más precaria con menos de 2,000 dólares al año per cápita, También están mal Bolivia (68 años de esperanza de vida), Guatemala y El Salvador con 72 años.

Que los mejor posicionados sean Chile y Cuba resulta muy interesante, porque representan dos modelos de sociedad absolutamente opuestos. Chile es probablemente el país de la región donde más consolidada está la economía de mercado, y es también uno de los más libres y democráticos. Por el contrario, Cuba tiene un régimen de planificación estatal centralizada sin resquicios para la iniciativa privada, y es un país sin libertad ni democracia.

¿Qué significa esto? Que no hay un solo modelo que garantice la salud de la población, y que esta meta se puede alcanzar con estrategias muy diferenciadas. Lo que no puede faltar son instituciones eficientes, que tracen objetivos de largo plazo y sean rigurosas en su cumplimiento. Donde rigen la anomia, el desorden y la improvisación, la insalubridad está garantizada.

Vitamina B-12 Ciano-cobalamina

La B12 es una vitamina especial por varias razones. En primer lugar es necesaria en cantidades pequeñísimas ya que 10 microgramos (mllonésimas de gramo) proporcionan toda la que necesita una persona adulta.

Sin embargo hay varios escenarios clínicos en que se manifiesta una carencia de ella y se producen trastornos importantes, sobre todo en relación con la producción de los glóbulos rojos que resultan de gran tamaño (anemia megaloblástica).

Los síntomas de la deficiencia no se manifiestan inmediatamente sino que tardan al menos cinco años para desarrollarse en los adultos, aunque en los niños que tienen deficiencia desde el nacimiento, como algunos de comunidades veganas, se experimentan problemas ya durante el primer año de vida.

La vitamina B12 es la única que no la proporciona una dieta de origen exclusivamente vegetal aunque se consuman abundantes frutas y verduras, junto con exposición al sol y la debemos recibirla de fuentes animales en la alimentación o de parte de algunas bacterias que viven en nuestro intestino.

En el caso de los animales herbívoros rumiantes como el ganado vacuno u ovino, la vitamina es producida por las bacterias de su propio aparato digestivo y en alguna cantidad se puede encontrar en la tierra y los pastos que estos animales comen. Esto hace han que algunos veganos piensen que no necesitan la B12 adicional a la dieta. Otros han propuesto ciertos alimentos, como la espirulina, la nori, el tempeh o la hierba de cebada, como fuentes adecuadas no animales de B12. Tales afirmaciones no tienen sustento científico.

Las recomendaciones de ingestión de B12 varían significativamente de un país a otro En EE.UU. es de 2.4 mcg por día para los adultos normales, elevándose hasta 2.8 mcgs para las madres embarazadas o lactantes; en Alemania es de 3 mcgs al día y todas están basadas en un 50% de absorción, pues esto es habitual para los llamados elementos traza que se requieren en pequeñas cantidades por lo que se espera una absorción de 1.5 mcgs por día como media.

Los signos iniciales de insuficiente consumo de B12 son la elevación de los niveles de homocisteína y MMA, y el ligero aumento de homocisteína está asociado con un riesgo aumentado de algunos problemas de salud como las enfermedades cardíacas en los adultos, la preeclampsia durante el embarazo y los defectos del tubo neural (espina bífida) en los bebés nacidos de madres con deficiencia.

Para las personas que consumen carne, al menos en unos 50 gramos al día, es casi imposible encontrar deficiencia de vitamina B-12 a menos que se tenga un factor negativo de absorción como es el caso de las personas operadas del estómago ya que la absorción de la vitamina depende del llamado FACTOR INTRÍNSICO. Este es una proteína que le ayuda a los intestinos a absorber la vitamina B12 y lo producen células en el revestimiento del estómago. En estos casos es necesario suministrar la vitamina por vía inyectada lo cual puede hacerse cada 6 meses ya que la vitamina se deposita en varias partes del cuerpo. Igualmente ocurre para las personas que han sido sometidas a cirugía bariátrica.

Algunas personas, aún no operadas, no producen suficiente factor intrínseco o tienen una enfermedad que lo destruye y este es el caso de la llamada ANEMIA PERNICIOSA.

 La homocisteína, cuyo nombre IUPAC es 2-amino-4-sulfamil butanoico, es un compuesto químico con la  fórmula semidesarrollada HS-CH2-CH2-CH(NH2-COOH).
Se trata de un aminoácido azufrado importante en el metabolismo celular, y  ha sido considerado factor influyente en el desarrollo de enfermedades ardiovasculares y cerebrovasculares.
Recientes estudios se han enfocado en el análisis a la relación existente entre la homocisteina aumentada y el daño a células neviosas en procesos  como el estrés oxidativo así como el incremento en la toxicidad de la proteína β-amiloide en el Alzheimer, entre otros.
La homocisteína se sintetiza como producto intermedio del metabolismo de la metionina por acción de la enzima metionina adenosil transferasa (MAT).
Los niveles altos de homocisteína en la sangre pueden dañar el recubrimiento de las arterias.
Además, es posible que hagan que la sangre coagule con más facilidad. Esto puede aumentar el riesgo de que se obstruyan los vasos sanguíneos por un coágulo que se conoce como trombo, el cual puede desplazarse a través del torrente sanguíneo y quedar atascado en los pulmones (que se llama embolia pulmonar), en el cerebro (lo que puede provocar un accidente cerebrovascular) o en el corazón (lo que puede provocar un ataque cardíaco). Las personas que tienen niveles muy altos de homocisteína tienen un mayor riesgo de
tener enfermedad de las arterias coronarias.

Alcanzar una ingestión adecuada de B12 es fácil y existen diversos métodos para ajustarse a las preferencias individuales. La absorción de B12 varía desde un 50%, si se consume 1 mcg o menos, hasta un 0.5% para dosis de 1000 mcgs (1 mg) o superiores. Por consiguiente, cuanto menor sea la frecuencia de consumo de B12, mayor ha de ser la cantidad total para proporcionar la cantidad absorbida que se desea.

Tomar un suplemento de B12 que contenga 10 mcgs o más al día proporciona una cantidad absorbida similar a consumir 1 mcg tres veces a lo largo del día. Este puede ser el método más económico puesto que una única pastilla concentrada puede ser consumida a trozos, poco a poco y 2000 mcgs de B12 consumidos una vez por semana también proporcionarían una ingestión adecuada. Cualquier suplemento de B12 en pastilla debe ser masticado o dejar que se disuelva en la boca para mejorar su absorción. Las tabletas deben ser conservadas en un contenedor opaco.

La asociación de vitamina B12 con B1 y B6 se utiliza como medicamento para mejorar el sistema nervioso y eliminar dolores neuríticos como los de espalda o neuritis del trigémino con bastante éxito. En ese caso se debe dar inyectada porque por vía oral la absorción no puede garantizarse.

Deficiencia de B12

La deficiencia provoca anemia y deterioro del sistema nervioso. La mayoría de las personas, inclusive los llamados veganos, consumen suficiente B12 para evitar la deficiencia clínica. Dos grupos de veganos se exponen a un particular riesgo de deficiencia de B12: Los veganos que eviten el uso habitual de alimentos enriquecidos (tales como los veganos crudívoros o los veganos macrobióticos) y los bebés amamantados por madres veganas cuya propia ingestión de B12 sea baja y en éstos se puede manifestar la deficiencia en menor tiempo.

En los adultos, los síntomas de deficiencia son

  • pérdida de energía,
  • hormigueos,
  • entumecimiento,
  • sensibilidad reducida al dolor o a la presión,
  • vista nublada,
  • una forma de andar anormal,
  • lengua irritada,
  • mala memoria,
  • confusión,
  • alucinaciones y
  • cambios en la personalidad.

Los bebés muestran típicamente una aparición de los síntomas más rápida que los adultos. La deficiencia puede conducir a una pérdida de energía y apetito y a irregularidades en el crecimiento. Si no se corrige pronto puede evolucionar hasta el coma o la muerte. Una vez más, no existe ningún patrón de síntomas completamente uniforme. Los bebés son más vulnerables al deterioro permanente que los adultos. Algunos consiguen una recuperación completa, pero otros muestran retrasos en el desarrollo.

La mayoría de las personas con deficiencia de B12 o  veganos, aún cuando sus niveles sanguineos sean adecuados O sea que no tienen deficiencia clínica (deficiencia sub-clínica) muestran una actividad limitada de los enzimas relacionados con la vitamina, provocando niveles elevados de homocisteína y hay pruebas científicas de que ese nivel aumentado incrementa el riesgo de enfermedades cardíacas e infarto y de complicaciones en el embarazo.

Los niveles de homocisteína se ven también afectados por otros nutrientes, principalmente el ácido fólico y por eso se recomienda mezclar el suplemento de B12 con Folato en dosis de 1 miligramo por día. La medición del nivel de B12 en sangre no constituye un test fiable, especialmente para los veganos que consumen algas de cualquier tipo ya que algunos alimentos vegetales contienen análogos de B12 (falsa B12) que pueden suplantar a la verdadera B12 en los análisis de sangre mientras realmente interfieren el metabolismo de B12.

El método más adecuado es el análisis de homocisteína en sangre siendo deseables unos niveles inferiores a 10 mmol/litro. El test más específico para determinar el estado de B12 consiste en analizar el ácido metilmalónico (MMA).

Si se encuentra en valores normales en la sangre (<370 nmol/L) o en la orina (menos de 4 ug/mg de creatinina) entonces el organismo posee suficiente B12. Muchos médicos todavía confían en los niveles de B12 en sangre y en los recuentos sanguíneos. Estas pruebas no son adecuadas, especialmente en los vegetarianos.

Para ser verdaderamente saludable, una dieta debe ser la mejor no sólo para los individuos por separado sino que debe permitir a los miles de millones de personas prosperar y alcanzar una coexistencia sostenible con el resto de especies que integran el “planeta viviente”. Desde este punto de vista, la adaptación natural para la mayoría (posiblemente todos) de los humanos en el mundo contemporáneo es una dieta compuesta principalmente por vegetales con una pequeña porción de alimentos de origen animal (recordemos que el ser humano es fundamentalmente un omnívoro).

El Instituto de Medicina, al establecer las cantidades recomendadas de B12 para los EE.UU. lo afirman claramente. “Puesto que entre un 10 y un 30 % de los ancianos pueden ser incapaces de absorber la vitamina B12 presente por naturaleza, es recomendable para los mayores de 50 años que cubran su cantidad diaria recomendada principalmente mediante el consumo de alimentos enriquecidos con vitamina B12 o algún suplemento que contenga B12”.

Los veganos deben aplicar este consejo desde el nacimiento. La B12 jamás ha de representar ningún problema para los veganos bien informados.

Marihuana o Cannabis

Marihuana Hachis o Cáñamo (cannabis sativa)

La marihuana se utiliza desde la antigüedad para producir efectos euforizantes desde muchos años antes de Cristo sobre todo la China en donde se describió en un compendio médico que fue escrito más de 2500 años antes de nuestra era. Su uso se expandió de la China a la India y luego al norte de Africa y llegó a Europa por lo menos tan temprano como en el año 500 de nuestra era. En algunos documentos muy antiguos se demuestra su uso tan atrás como 8 mil años antes de Cristo.

Inicialmente se utilizaba por su poder como medicamento para el reumatismo, la gota, la malaria, y extrañamente, para el déficit de atención aunque ya se conocían sus propiedades intoxicantes pero se le daba más valor como planta medicinal y la consumían en forma de té por medio de sus hojas.

En la India se usaba solo en forma recreativa y los árabes también la usaron para ese fin a partir del siglo 7, dado que el consumo de alcohol estaba prohibido por el Corán. Fueron los mismos árabes quienes introdujeron la marihuana conocida como hachis, cuya popularidad se regó rápidamente por Persia (actuales Irán e Irak) del siglo 12 y el norte de África.

El estudio mundial de drogas parece quedarse muy corto en la apreciación del consumo que posiblemente, según expertos, puede llegar a más de 400 millones de personas, la más usada es la marihuana

El cannabis, también conocido como marihuana, entre otros muchos nombres, es el psicoactivo o psicotrópico obtenido de la planta del cáñamo —o Cannabis sativa— utilizado con fines recreativos, religiosos y medicinales. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se trata de la sustancia ilícita más utilizada en el mundo.​ La regulación legal del cannabis es diferente en cada país, y existen una gran controversia mundial referente a la despenalización de su consumo y mercadeo.

El producto activo de la marihuana fresca es el ácido tetrahidro-cannabinólico que luego se convierte en el tetrahidro-cannabinol (THC). El cannabis contiene además unos 500 compuestos químicos diferentes, entre ellos más de 100 cannabinoides diferentes al THC, que también actúan en el sistema nervioso.

El 11-Hydroxy-THC se produce cuando el cannabis se consume cocinado como un té,​ pero no cuando se fuma.​ Este producto se utiliza por sus efectos físicos y psíquicos, entre los que destacan:

  • Cambio general en la capacidad de percepción aumentando la capacidad de los sentidos en general.
  • Euforia y mejor estado de ánimo
  • Aumento de apetito y una sensación extraña que solo produce esta droga dando lo que se conoce como estar volando o HIGH en el lenguaje popular.
  • Los efectos secundarios a corto plazo incluyen disminución de la atención, pérdida de la memoria, sequedad bucal, reducción de la capacidad motora, ojos rojos y sentimientos de paranoia o ansiedad y desencadenamiento de crisis en pacientes con trastornos psiquiátricos de fondo.
  • A largo plazo se ha demostrado que produce adicción en al menos el 50% de los usuarios con disminución de la capacidad mental (sobre todo en aquellos que comenzaron desde la adolescencia un consumo habitual) y problemas de comportamiento en los niños, principalmente cuando es usada por madres durante el embarazo. Los efectos, que duran entre dos y seis horas y​ comienzan a los pocos minutos de su consumo cuando se fuma, mientras que cuando se consume en té o comida los efectos tardan entre 30 minutos y una hora en manifestarse.​

La OMS estima que cerca del 3% de la población mundial adulta consume marihuana regularmente y se calculó para el año 2016, entre 127 y 233 millones de personas que habrán consumido esta sustancia al menos una vez en el año y se estiman unos 182 millones de consumidores habituales.​

A pesar de su ilegalidad en la mayor parte de los países, su uso está muy extendido y, por ejemplo, en Estados Unidos (en el año 2016) se calcula que el 51% de la población de más de 16 años, la había consumido en algún momento de su vida, ​ un 12% en el último año y un 7,3% en el último mes.

Durante muchos años se ha utilizado el cannabis como producto ceremonial o ritual durante ceremonias en los pueblos asirio, hebreo, griego, romano y egipcio, aparte del consumo ya mencionado en la China y la India, pero su uso se generalizó a partir del siglo 20 y se alega que fue precisamente la ilegalización de su producción y comercio la que trajo el enorme auge del narco-tráfico que vivimos en esta época. En 1925, en una conferencia en La Haya sobre la Convención Internacional del Opio, se llegó al compromiso de prohibir la exportación del “cáñamo de la India” a países que tuvieran prohibido su uso, y a exigir a los países importadores que emitiesen certificados que aprobasen el ingreso de dichas hierbas, con indicación de que se requerían “exclusivamente para fines médicos o científicos”.

Estados Unidos empezó a restringir la venta en 1937 en que se aprobó la Ley de Acto Fiscal de la Marihuana, por la que se prohibía la producción de cáñamo además de la marihuana y se supone que detrás de esta prohibición había importantes intereses económicos

Lo que se consume de la marihuana es generalmente las flores secas, las hojas y los tallos verdes de plantas hembra. El contenido es de entre un 3 y un 22% de THC.​ Las cepas que se usan para producir cáñamo industrial contienen menos del 1% de THC, y no se consideran aptas para consumo humano.

El hachís es la resina concentrada que se produce a partir de las flores de la planta. Resulta ser más potente que la marihuana y su color varía de negro a dorado, según su pureza. Tiene entre 40 y 90 por ciento de cannabinoides.51

El aceite es una extracción de los tricomas del cannabis de gran pureza y potencia, en la que pueden utilizarse diferentes solventes como butano, alcohol isopropílico, etanol o hexano.

También se utilizan residuos recolectados de una pipa en donde un residuo pegajoso se acumula en el interior. Este contiene alquitrán, además de otros resultados de la combustión vegetal, porciones mínimas de THC y otros cannabinoides. Es de difícil consumo, debido a la irritación que provoca en la garganta y en los pulmones.​ Los residuos pueden contener CBN, que es el producto degradado del THC.

En muchos casos se ha producido adulteraciones de la marihuana con sustancias que parecen darle más calidad y se han producido intoxicaciones por plomo y vidrio molido. Se consume en Inglaterra un producto conocido como «soap-bar o barra de jabón» Este puede contener trementina, tranquilizantes, quitaesmalte de uñas y excremento animal, entre otras cosas. Un pequeño estudio de cinco muestras de soap-bars incautadas por el Servicio de Aduanas del Reino Unido en el 2001 encontró una enorme adulteración en el Cannabis con muchas sustancias, entre ellas: tierra, pegamento y heces de animales.

Ver pronto el artículo CANNABIS MEDICINAL, QUÉ HAY DE CIERTO

La Nicotina

Primera parte: LA NICOTINA.

Todas las drogas, legales o ilegales, producen adicción en personas susceptibles y pueden ser consumidas prácticamente sin peligro por otras personas que, por algún motivo que todavía no conocemos, no tienen tendencia a las adicciones.

Sin embargo, si el consumo continua, el riesgo de volverse adicto aumenta exponencialmente y todas producen alteraciones en los órganos internos de los seres humanos principalmente porque se incorporan en los procesos metabólicos «normales» alterándolos y haciendo que la persona dependa de la droga.

La sinapsis puede ser de dos tipos, eléctrica pura o química pero en ambos casos hay transferencia de electrones

Con mucho, la droga más consumida es la «NICOTINA» contenida en el tabaco principalmente. Según la Organización Mundial de la Salud existen en el mundo unos 1300 millones de fumadores y cada día, 100 mil jóvenes menores de 18 años (de los cuales 80% viven en países en desarrollo) comienzan a fumar. De esos jóvenes el 56% son mujeres y solamente la mitad continuará con el vicio ya que la otra mitad lo dejará antes de un año de haber iniciado.

Pero «¿QUÉ HACE LA NICOTINA EN NUESTRO CUERPO?» y por qué nos volvemos adictos?

Efectos de la nicotina

La nicotina es un alcaloide derivado de la ornitina que se encuentra en las plantas del genero Nicotiana sp, o sea en el tabaco de cualquier tipo, fundamentalmente.

Los efectos de la nicotina en el hombre dependen de la dosis, pudiendo comportarse como un estimulante o como un bloqueante de la transmisión nerviosa ganglionar. Como estimulante produce un aumento de la atención, mejora la memoria y disminuye la irritabilidad.

Debido a su capacidad de adicción y tolerancia – o sea que el fumador va necesitando cantidades mayores para satisfacer sus necesidades corporales – la persona llega a necesitar mantener niveles sanguíneos de nicotina casi permanentes y, cuando estos niveles disminuyen, se siente la necesidad de fumar nuevamente.

Si esta necesidad no se satisface, se pueden llegar a desarrollar estados de irritabilidad, nerviosismo, falta de concentración, etc. Normalmente estos efectos remiten volviendo a fumar. Los fumadores afirman que fumar les tranquiliza, pero, sin menospreciar los efectos directos de la nicotina, lo que en realidad ocurre es que “no fumar” los irrita, o sea que tienen la necesidad de fumar para que sus procesos metabólicos en los que la nicotina se ha incorporado, necesitan de la droga.

La «dosis» de tabaco que se requiere va a variar de acuerdo a la persona y al tiempo que tiene de fumar.

Todas las drogas, legales e ilegales, producen alteraciones en las personas y no exclusivamente cambios en la personalidad sino a los órganos internos de los seres humanos y sus conexiones internas o sea principalmente en las NEURONAS o células nerviosas distribuidas en el cerebro, la médula espinal y el sistema digestivo o circulatorio, principalmente.

Aunque la nicotina puede ingresar al cuerpo a través de la piel o de las membranas mucosas de la nariz o la boca, la mayoría de las personas ingieren nicotina cuando fuman cigarrillos. Fumar cigarrillos permite el ingreso de esta sustancia en los pulmones, los cuales están llenos de capilares y sacos de aire llamados alveolos que permiten el paso directo de esta sustancia a la sangre, pudiéndose detectar niveles altos de nicotina, menos de 10 segundos después de inhalar el humo del tabaco.

Normalmente, estos alveolos se encargan de intercambiar oxígeno con dióxido de carbono y nitrógeno cuando respiramos. Una vez que el humo del cigarrillo se inhala hacia los pulmones, la nicotina se traslada a través de los alveolos hacia el torrente sanguíneo y en tan solo quince segundos se transporta a lo largo del cuerpo y llega al cerebro.

La nicotina actúa sobre las neuronas que existen por millones en el cerebro pero también más de 400 millones de ellas en el aparato digestivo y otra cantidad en otros órganos. Las neuronas son las células que transfieren la información a lo largo de todo el sistema nervioso; entre dos neuronas se produce la sinapsis por la que se transmite electricidad por medio de «NEURO-TRANSMISORES» o sea pequeñísimas barcazas que se cargan de electricidad de un lado y sueltan la misma al lado contrario de la sinapsis.

Cuando una neurona libera un neurotransmisor este se une a la siguiente neurona en la “cadena” y pone en marcha la respuesta de nuestro cuerpo como mover un músculo, hacer que el intestino avance su contenido, que una arteria se contraiga o que se liberen hormonas.

La nicotina se adhiere a un subconjunto de neuronas que trabajan por medio del neurotransmisor llamado acetilcolina y la bloquea no permitiendo que transmita los mensajes que tienen que ver con el movimiento muscular y el nivel de energía del cuerpo.

Cuando la nicotina bloquea a estos receptores, el cuerpo libera más acetilcolina en un intento de eliminar el bloqueo y esa cantidad adicional provoca que el cerebro libere otro tipo de neurotransmisor, la dopamina, que controla, entre muchas otras cosas, los centros del placer y la saciedad del cerebro.

Los niveles de acetilcolina hacen que el individuo esté más alerta pero el aumento de la dopamina produce que la persona se sienta relajada. Sin embargo, estos dos no son los únicos efectos de la nicotina, ya que el alto nivel de acetilcolina provoca la liberación de endorfinas y glutamato. Las endorfinas producen una sensación de felicidad y el glutamato está involucrado en la creación de la memoria, toma imágenes espontáneas de todo el proceso que ocurre en ese momento y las asocia con sensaciones agradables que estimulan el uso continuo de la sustancia, lo cual se convierte, en última instancia, en adicción.