Presentación: Alimentación de la persona Activa

Dr. Manuel Piza

Presentación:
Alimentación de la persona Activa 

(O sea Usted)

IR AL INDICE

Somos lo que comemos, dijo Hipocrates, padre de la medicina hace miles de años y eso es realmente cierto ya que el único aporte de nuestros padres se limita a dos pequeñas células que no llegan ni a un gramo de peso. Todo lo demás que tenemos en nuestro cuerpo proviene de lo que hemos recibido desde nuestro ambiente sean nutrientes, alimentos, conocimientos o  productos que han ingresado a través de la piel, de los pulmones o por medio de los órganos de los sentidos.

Hipocrates padre de la medicina
Hipocrates padre de la medicina nació en Cos y ejerció la medicina durante el siglo de Pericles

Nutrición Dieta y Salud

Estar vivo es un milagro que, hasta donde sabemos, ocurre solamente en nuestro planeta y que se originó por razones hasta el momento desconocidas, aunque abundan las teorías que nos hablan del ORIGEN DE LA VIDA.

En primer término y durante muchísimos años, los seres humanos utilizamos la explicación bíblica o de las otros libros sagrados que nos habla de una FUERZA CREADORA eterna e inmutable que simplemente ordenó a la vida aparecer entre el tercero y sexto día de la Creación y las personas simplemente no cuestionaban eso o, si lo hacían, se exponían a castigos y hasta la pena de muerte por herejía.

La GENERACIÓN ESPONTÁNEA, también llamada autogénesis fue reconocida durante largo tiempo, pero nunca faltaron pensadores que la trataran de  desautorizar.

Fue Aristóteles el creador de esta teoría y él sostenía que algunos animales como pequeños gusanos o moscas podían surgir partir de la materia inerte. Por ejemplo se sostenía que las moscas surgían de la carne descompuesta de los animales y asimismo los gusanos y que los cocodrilos surgían del barro de los pantanos.

Por experimentos de los siglos 16 y 17 se demostró que esto resultaba imposible biológicamente hablando y se desarrolló la TEORÍA DE QUE TODO SER VIVO SE DERIVA DE OTRO IDÉNTICO pero no fue aceptada popularmente. La generación espontánea se vino a desautorizar en el siglo 19 por el nacimiento de la MICROBIOLOGÍA por Pateur y otros

En segundo lugar y con un poco más de fundamento científico, tenemos la teoría de OPARIN que, en el año 1924 propuso la teoría sobre el orígen de la vida más aceptada hasta al momento. Él  afirmó que la vida en la Tierra se originó a partir de la evolución química y gradual de moléculas basadas en carbono, hipótesis que llamó el caldo primordial y que aún hoy es considera la hipótesis más correcta y válida capaz de explicar el origen de la vida en nuestro planeta.

De todas maneras, de donde haya venido la vida, lo cierto es que la tenemos y la disfrutamos pero lo hacemos gracias a un fenómeno que llamamos NUTRICION Y ALIMENTACIÓN.

De acuerdo a la SEGÚNDA LEY DE LA TERMODINÁMICA la energía siempre fluye desde un ambiente de mayor  nivel energético a uno de menor, a menos que haya una fuerza externa que la impulse. O sea que el agua fría nunca traspasará su energía al agua caliente, sino todo lo contrario. Esto nos lleva a la TEORIA DE LOS SISTEMAS enunciada por Karl Ludwig von Bertalanffy en 1901.

Cada célula es un organismo vivo independiente y al mismo tiempo es parte de un sistema integrado simbiótico que incluye todas las células del cuerpo

Según esta teoría general de sistemas (TGS) se estudian los principios aplicables a los sistemas en cualquier nivel en todos los campos de la investigación.​ Un sistema se define como una CUALQUIER COSA DEFINIDA física o logística o sea una entidad con límites y con partes interrelacionadas e interdependientes (subsistemas) cuya suma es mayor a la suma de sus partes. El cambio de una parte del sistema afecta a las demás y PRINCIPIO DE LA INTERDEPENDENCIA, pero eal sistema completo funciona como una unidad  generando patrones de comportamiento siempre iguales.

Los sistemas tienen crecimiento positivo o EVOLUCIÓN  la cual ocurre por lo general como adaptación y ajuste a su entorno. Generalmente los sistemas existen para cumplir un propósito o  función y también lleva a cabo acciones  que contribuyen al mantenimiento del sistema y a evitar sus fallos.

CÓMO EL CUERPO HUMANO SE COMPORTA COMO UN SISTEMA…

Los sistemas pueden ser de tres tipos con referencia a su relación con el ambiente: Cerrados, Abiertos o Semi-Cerrados.

Los sistemas cerrados ni reciben ni producen nada solamente existen y son muy pocos en el Universo y carecen de interés para nosotros. Los sistemas abiertos devuelven al ambiente todo lo que reciben y en este tipo tenemos por ejemplo la manguera del jardín que recibe agua por un lado y la expulsa por el otro sin intervenir para nada ni en la composición ni en la cantidad de líquido que procesa.

Los organismos vivos y sus partes, como nosotros y nuestros tejidos o células, son SISTEMAS SEMI-CERRADOS o lo que sería lo mismo semi-abiertos o sea que ejecutan tres funciones.

  • Reciben insumos del ambiente
  • Procesan y
  • Eliminan productos o sobrantes al ambiente.

Fundamentalmente eso es lo que nos hace estar vivos o sea la capacidad de procesar los insumos que recibimos a los que llamaremos NUTRIENTES, los sometemos a varios procesos para extraer su  energía y componentes necesarios para nuestro funcionamiento y producimos un trabajo por medio del cual devolvemos parte de la energía recibida en forma modificada y los excedentes de nuestra actividad.

Sabemos que las tres funciones fundamentales de un ser vivo son: Crecer, Ejercer un trabajo y Multiplicarse y para todas ellas necesitamos recibir energía y componentes del ambiente o sea… necesitamos nutrirnos.

Los nutrientes los vamos a dividir en dos grupos:

  1. Los que aportan energía a los que llamamos ALIMENTOS
  2. Los que no aportan energía como el agua, las sales minerales, el oxígeno y otros productos que necesitamos para nuestra subsistencia pero de los cuales no extraemos energía.

Somos lo que comemos, dijo Hipocrates, padre de la medicina hace miles de años y eso es realmente cierto ya que el único aporte de nuestros padres se limita a dos pequeñas células que no llegan ni a un gramo de peso. Todo lo demás que tenemos en nuestro cuerpo proviene de lo que hemos recibido desde nuestro ambiente sean nutrientes, alimentos, conocimientos o  productos que han ingresado a través de la piel, de los pulmones o por medio de los órganos de los sentidos.

Vivimos en un solo mundo junto con los demás seres que integran la creación y compartimos los mismos 30 o 40 elementos químicos con el resto de los miembros de los reinos animal o vegetal. Lo que nos diferencia como hombres y nos coloca en el tope de la cadena de la evolución, es menos de un 1% de los componentes de nuestro sistema ya que compartimos al menos un 80% de la carga genética con los otros animales incluyendo insectos y reptiles y un 99% con el resto de los integrantes del grupo que conocemos como primates y al que probablemente pertenecemos.

No cabe duda, sin embargo, que ese 1% hace una enorme diferencia, nos permite discernir, aprender, modificar el ambiente que nos rodea (frecuentemente para dañarlo) y tomar decisiones y acciones que nos han llevado, en el corto tiempo de unos cuantos millones de años, a desarrollar todo el entorno civilizado que nos rodea, para bien o para mal.

Hacemos esta distinción entre “Nutrientes” y en forma separada “Alimentos”. La razón de esta separación es que hay muchas sustancias que ingresan en nuestro cuerpo y son necesarias para la vida como el agua, el oxígeno, los minerales, vitaminas y otros pero no aportan energía o sea que no nos alimentan; mientras que otros como los carbohidratos, proteínas, grasas y alcoholes son consumidos fundamentalmente como combustibles para que la maquinaria de nuestro metabolismo siga funcionando y a ellos les llamamos “alimentos”.  Sin los seres humanos la vida del planeta carecería de sentido. Los animales, plantas e integrantes del reino mineral simplemente existirían <<POR DEFECTO>> suscediéndose unos a otros sin guardar memoria de su existencia y sin posibilidades de cambiar o progresar individual o colectivamente ni de modificar el ambiente viven como dijo un pensador una EXISTENCIA ATEMPORAL  y el paso del tiempo no es significativo para ellos. O sea… No tienen historia. Eso nos diferencia de todos los demás seres de la creación.

Esa convicción nos da la enorme responsabilidad  de conservar todos los recursos del planeta, los cuales hemos aprendido a reconocer como agotables y renovables y de lograr armonía entre progreso y sostenibilidad entre desarrollo y conservación a fin de garantizar que heredaremos a nuestros descendientes un mundo en donde sean capaces de vivir y beneficiarse responsablemente de todo aquello que Dios puso a nuestra disposición en los primeros seis días de la creación.

Este serie que presentamos intentará ofrecer a usted, nuestro complaciente y tolerante lector, una colección de artículos sobre la vida, la nutrición, la actividad física, los alimentos y sus efectos benéficos o perjudiciales y el estilo de vida.

Comenzamos pero no sabemos cuándo terminaremos, eso solo Dios lo sabe. Solo esperamos lograr ser útiles a un grupo de amigos que puedan obtener algún beneficio personal de lo que aquí digamos.

Podrán ustedes notar que hacemos mención de “Nutrientes” y en forma separada de “Alimentos”. La razón de esta separación es que hay muchas sustancias que ingresan en nuestro cuerpo y son necesarias para la vida como el agua, el oxígeno, los minerales, vitaminas y otros pero no aportan energía o sea que no nos alimentan; mientras que otros como los carbohidratos, proteínas, grasas y alcoholes son consumidos fundamentalmente como combustibles para que la maquinaria de nuestro metabolismo siga funcionando y a ellos les llamamos “alimentos”.

No cabe duda, sin embargo, que ese 1% hace una enorme diferencia, nos permite discernir, aprender, modificar el ambiente que nos rodea (frecuentemente para dañarlo) y tomar decisiones y acciones que nos han llevado, en el corto tiempo de unos cuantos millones de años, a desarrollar todo el entorno civilizado que nos rodea, para bien o para mal.

mono-y-hombreSin los seres humanos la vida del planeta carecería de sentido. Los animales, plantas e integrantes del reino mineral simplemente existirían <<POR DEFECTO>> suscediéndose unos a otros sin guardar memoria de su existencia y sin posibilidades de cambiar o progresar individual o colectivamente ni de modificar el ambiente.

Esa convicción nos da la enorme responsabilidad  de conservar todos los recursos del planeta, los cuales hemos aprendido a reconocer como agotables y renovables y de lograr armonía entre progreso y sostenibilidad entre desarrollo y conservación a fin de garantizar que heredaremos a nuestros descendientes un mundo en donde sean capaces de vivir y beneficiarse responsablemente de todo aquello que Dios puso a nuestra disposición en los primeros seis días de la creación.

harmonia-1Este serie que hoy iniciamos intentará ofrecer a usted, nuestro complaciente y tolerante lector, una colección de artículos sobre la vida, la nutrición, la actividad física, los alimentos y sus efectos benéficos o perjudiciales y el estilo de vida.

Comenzamos hoy y no sabemos cuando terminaremos, eso solo Dios lo sabe. Solo esperamos lograr ser útiles a un grupo de amigos que puedan obtener algún beneficio personal de lo que aquí digamos.

Volver al indice

Deja un comentario